El Clínico San Cecilio se suma a la conmemoración del Día Mundial del SIDA recordando la importancia de la prevención

Escrito por Francisco HERRERA el 1 dic. 2022
El hospital ofrece atención integral a 800 personas con VIH y participa en diversas líneas de investigación para mejorar su tratamiento y diagnóstico
El Clínico San Cecilio se suma a la conmemoración del Día Mundial del SIDA recordando la importancia de la prevención

El Hospital Universitario Clínico San Cecilio conmemora hoy, 1 de diciembre, el Día Mundial del Sida, sumándose a las actividades de prevención y concienciación en torno a la infección por el VIH promovidas por la Consejería de Salud y Consumo a través del Plan Andaluz frente al VIH/Sida y otras infecciones de transmisión sexual (ITS) y por el Ministerio de Sanidad a través de su campaña #ViveEnPositivo.

En la actualidad, en el Clínico San Cecilio se atiende a más de 800 pacientes que conviven en la actualidad con la infección por el VIH, realizandole un seguimiento integral de la enfermedad centrado en la persona. Para ello, trabajan conjuntamente diversos servicios como Enfermedades Infecciosas, Microbiología, Farmacia o Salud Mental.

Además, el hospital cuenta con una consulta centrada específicamente en la profilaxis preexposición al VIH (PrEP), es decir, a la prevención de la infección VIH (SIDA) a través del tratamiento diario, combinando dos fármacos antirretrovirales, para las personas expuestas a un alto riesgo de contraer dicha infección por este virus.

A esta consulta, dependiente del servicio de Enfermedades Infecciosas, pueden acudir pacientes derivados por su centro de salud, o bien por iniciativa propia. A partir de ahí, los especialistas valoran la situación de cada paciente de acuerdo con los criterios establecidos para acceder al tratamiento PrEP y realizan un seguimiento de los mismos. El facultativo que atiende la consulta se encarga de valorar el riesgo de infección VIH que refiere el paciente que solicita la PrEP, posteriormente dispensada por el servicio de Farmacia, y determina la indicación, según las recomendaciones científicas indicadas por en Ministerio de Sanidad. En esta consulta se atiende en la actualidad a alrededor de 200 pacientes.

Por su parte, el laboratorio de Microbiología es centro de referencia en el estudio de resistencia a antirretrovirales y tiene actualmente abiertas varias líneas de investigación para avanzar en la detección precoz de la infección por VIH.

Además, a través del servicio de Enfermedades Infecciosas, el Clínico San Cecilio ha sido uno de los centros españoles que ha participado con 10 pacientes en el ensayo clínico FLAIR para el desarrollo de las nuevas estrategias de tratamiento de acción prolongada conocidas como 'Long acting'. Este nuevo tratamiento, autorizado ya en España y la Unión Europea, consiste en la administración cada dos meses de una inyección por vía intramuscular.

Detección de VIH en Urgencias

El Clínico San Cecilio es uno de los centros andaluces que cuenta con un protocolo de detección precoz de pacientes con sospecha de VIH en sus áreas de urgencias. Con esta medida se pretende acelerar el diagnóstico para que las personas con infección por VIH accedan al tratamiento antirretroviral lo antes posible. Igualmente se pretende también disminuir la posibilidad de transmisión a terceras personas.

El protocolo consiste en la realización de una petición de prueba serológica de VIH a todos los pacientes con edades comprendidas entre los 18 y los 70 años que sean atendidos en los Servicios de Urgencias Hospitalarios por neumonía, síndrome mononucleósico, Herpes Zoster, consumo de tóxicos, hepatitis aguda e infecciones de transmisión sexual.

Importancia del diagnóstico precoz

Los contagios por VIH no están controlados a nivel mundial y sigue provocando casi un millón de muertes al año. En España, se estima que aproximadamente 20.000 personas infectadas por VIH desconocen que lo están. La vía de transmisión más frecuente es la vía sexual.

El retraso en el diagnóstico es un serio problema de la infección por el VIH ya que provoca que el inicio de un tratamiento antirretroviral adecuado se retrase, lo que también eleva las posibilidades de desarrollar infecciones oportunistas y otras enfermedades. En esta situación es mucho más difícil lograr el control de la enfermedad y conseguir el objetivo de carga viral indetectable. Esto supone un aumento de la mortalidad de hasta 5 veces mayor que en las personas en las que el VIH se detecta de forma temprana. Asimismo, los diagnósticos tardíos tienen influencia directa con la transmisión del VIH, ya que las personas que desconocen estar infectadas, al tomar menos precauciones y no tener controlada la infección, transmiten el virus con mayor facilidad.