La Unidad Neonatal del Clínico San Cecilio impulsa una iniciativa para reducir el uso de adhesivos en la piel de los bebés

Escrito por Francisco HERRERA el 14 jul. 2021
Etiquetas: UCI Neonatal
Con ‘Esparadrapo Zero’ se pretenden prevenir posibles lesiones cutáneas en los recién nacidos, empleando recursos alternativos para fijar los dispositivos terapéuticos necesarios para su cuidado
La Unidad Neonatal del Clínico San Cecilio impulsa una iniciativa para reducir el uso de adhesivos en la piel de los bebés

La Unidad Neonatal del Hospital Universitario Clínico San Cecilio de Granada está desarrollando la iniciativa ‘Esparadrapo Zero’ para reducir el uso de adhesivos en la piel de los recién nacidos. El objetivo es prevenir posibles problemas o lesiones cutáneas en los bebés, especialmente en aquellos nacidos de forma prematura.

Para ello, la Unidad está incorporando en su práctica diaria el empleo de recursos alternativos a los adhesivos tradicionales (hechos de tela, papel, etc.) en la fijación de los dispositivos terapéuticos necesarios para el cuidado de los bebés. Así, se trata de reducir el uso de estos materiales en la fijación de tubos endotraqueales, gafas nasales de alto flujo, vías periféricas, canalizaciones umbilicales o sondas nasogástricas, entre otros.

El desarrollo de la barrera de la piel comienza en el útero, durante el primer trimestre de gestación y no finaliza hasta el tercer trimestre. Aunque en torno a la semana 34 el desarrollo de esta barrera es casi completo, la función protectora de la piel del recién nacido necesita madurar antes de adquirir su pleno funcionamiento.

Por ello, “sobre todo en el recién nacido muy prematuro donde la capa más externa de la epidermis es deficiente, resulta fundamental extremar su cuidado y de esta forma evitar problemas cutáneos que pueden incrementar el riesgo de infección, causar lesiones estéticas permanentes e incluso producir dolor al bebé”, explica el doctor José Uberos, pediatra y Jefe de Sección de la Unidad Neonatal que incide en que “desde la Unidad estamos muy concienciados con la prevención de este tipo de lesiones, anteponiendo siempre la seguridad del paciente”.

Por su parte, Sonia Velasco, enfermera supervisora de la Unidad Neonatal, subraya “la importancia de elegir el material más adecuado para la zona en que se actúa y utilizar una técnica correcta tanto en su aplicación como retirada”. Igualmente, es muy importante “preparar la piel previamente de forma adecuada, manteniéndola limpia y seca para permitir que esta siga desarrollándose sin elementos externos que lo dificulte”, destaca Sonia Velasco. Con ello logramos, además, “reducir la exposición de los neonatos a estímulos extrauterinos que pueden afectar a su posterior desarrollo”.

Los profesionales de la Unidad llevan trabajando en esta iniciativa desde febrero, con la realización de sesiones clínicas internas, el análisis de los distintos materiales para incorporar aquellos más favorables a la protección de los neonatos y la aplicación de estas técnicas a la práctica diaria.

Vídeos formativos

La Unidad Neonatal del Hospital Universitario Clínico San Cecilio continúa además trabajando en la formación de las profesionales que se incorporan a la misma. A través de una serie de vídeos, enfermeras y pediatras explican la utilización de distintos dispositivos y técnicas de uso habitual en la atención a prematuros. El objetivo es facilitar la actualización de conocimientos y que puedan disponer de este material de forma sencilla y accesible (actualmente disponible en el canal YouTube del hospital).

Unidad neonatal

La Unidad Neonatal del Clínico San Cecilio ha atendido en lo que va de año a 65 bebés tanto en cuidados medios como en cuidados intensivos. Su estancia media en la unidad varía en función del nivel de prematuridad y de la evolución clínica de los recién nacidos, desde las menos de dos semanas hasta las 15 semanas en los recién nacidos prematuros extremos (menos de 29 semanas).

La atención neonatal es clave para estos bebés, ayudándoles a su crecimiento y desarrollo, así como tratando las dificultades que pueden derivar de su nacimiento prematuro (problemas cardiorrespiratorios, de nutrición, inmadurez cerebral, etc.). En este sentido, desde la Unidad se realiza una importante labor de cuidados que se complementa con la formación a los padres en cuestiones como lactancia materna, higiene, oxigenoterapia o medicación.