Un médico residente de Dermatología del Hospital San Cecilio logra la beca de investigación ‘Juan de Azúa’

Escrito por Samara GARCIA el 5 ago. 2019
La labor de Carlos Cuenca ha sido también reconocida por el Colegio de Médicos de Granada con el premio ‘Arsacio Peña’ por un estudio sobre el impacto en la sexualidad de una enfermedad crónica de la piel
Un médico residente de Dermatología del Hospital San Cecilio logra la beca de investigación ‘Juan de Azúa’

El médico residente de cuarto año de Dermatología del Hospital Universitario San Cecilio, Carlos Cuenca Barrales, ha logrado la prestigiosa beca ‘Juan de Azúa’ que anualmente concede la Fundación Piel Sana para promover la investigación entre los profesionales de esta especialidad.

A través de esta beca de seis meses de duración, Cuenca podrá ampliar sus conocimientos sobre la metodología científica y seguir investigando dentro de su especialidad. Para ello, se incorporará a la Unidad de Investigación de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) durante el primer mes y los siguientes cinco meses desarrollará sus labores investigadoras desde Granada dentro de las líneas de trabajo marcadas por este organismo.

La concesión de esta beca se ha regido por un proceso de baremación en el que se tienen en cuenta aspectos como los artículos científicos publicados, las estancias en centros extranjeros, etc. destacando en el caso de Cuenca sus conocimientos y formación en metodología de la investigación. En palabras del médico residente, “esta beca es una gran oportunidad para seguir formándome y continuar mi carrera investigadora, elaborando artículos científicos de calidad y contribuyendo a mejorar el conocimiento sobre las distintas patologías relacionadas con la piel”.

Recientemente, además, la labor de investigación de Carlos Cuenca ha sido reconocida por el Colegio de Médicos de Granada a través de su Fundación Educativa y Científica. El especialista en Dermatología ha recibido el premio “Arsacio Peña” al mejor trabajo de investigación médica del año 2018 por un estudio sobre el impacto de la sexualidad en una enfermedad crónica de la piel.

Esta investigación, dirigida por el dermatólogo Alejandro Molina, coordinador de la Unidad de Hidrosadenitis Supurativa del Hospital Universitario Virgen de las Nieves y desarrollada en colaboración con la Asociación Española de Enfermos de Hidrosadenitis (ASENDHI), ya fue premiada como mejor comunicación escrita en la XIII Reunión Nacional de Residentes de Dermatología.

El trabajo se titula “Hidradenitis supurativa y sexualidad: un estudio transversal mediante un cuestionario online crowdsourced” y en él se analiza la frecuencia de la disfunción sexual y sus características en los pacientes con esta enfermedad, que cursa con brotes de nódulos, abscesos y fístulas que pueden ocasionar dolor, supuración, picor o mal olor, y que afecta fundamentalmente a las zonas de pliegues como axilas, ingles, región submamaria, glúteos, genitales o periné.

Para llevar a cabo el trabajo, se realizó un estudio transversal mediante un cuestionario online al que respondieron cerca de 400 pacientes de toda España y algunos de ellos del extranjero. La encuesta ha preguntado acerca de hidrosadenitis y sexualidad, incluyendo la recogida de datos sobre aspectos sociodemográficos, antropométricos y sobre la enfermedad de los participantes, con la finalidad de valorar su impacto en la vida sexual de los participantes.

De los resultados del trabajo se desprende que las personas con esta patología presentan una importante afectación de la esfera sexual y una alta prevalencia de disfunción sexual y disfunción eréctil en los varones. Los síntomas de la enfermedad, las alteraciones de la imagen corporal y los sentimientos de vergüenza o estigma influyen sobre su comportamiento en pareja o las posibilidades de conocer gente de las personas solteras. Así, tres cuartas partes de los pacientes consideran que la hidradenitis influye negativamente en sus relaciones, dos tercios de las personas solteras sienten miedo al rechazo y una cuarta parte rechazan conocer gente como consecuencia su enfermedad.