El dermatólogo Carlos Cuenca recibe el premio ‘Mejor expediente MIR de Especialidad Médica 2020’ por su residencia en el Clínico San Cecilio

Escrito por Francisco HERRERA el 27 nov. 2020
Etiquetas: Premios, Dermatología, EIR
El Consejo Andaluz de Colegios de Médicos destaca la calidad y brillantez de los expedientes, en especial los del especialista en Dermatología y el de la especialista en Medicina Familiar y Comunitaria, Rocío Lorenzo
El dermatólogo Carlos Cuenca recibe el premio ‘Mejor expediente MIR de Especialidad Médica 2020’ por su residencia en el Clínico San Cecilio

El Consejo Andaluz de Colegio de Médicos (CACM) ha entregado el Premio al ‘Mejor Expediente MIR 2020’ en la categoría de ‘Especialidad Médica’ al doctor granadino Carlos Cuenca Barrales, tras finalizar su residencia en el Hospital Universitario Clínico San Cecilio de Granada. Por su parte, en la categoría de ‘Medicina Familiar y Comunitaria’ el premio ha recaído en la doctora motrileña Rocío Lorenzo Álvarez.

Carlos Cuenca Barrales ha desarrollado su formación como especialista interno residente en el servicio de Dermatología del Hospital Universitario Clínico San Cecilio hasta el pasado mes de junio del que actualmente sigue formando parte. En su expediente académico constan nueve matrículas de honor, 14 sobresalientes y un máster de investigación por la Universidad de Granada.

Durante su residencia ha desarrollado una intensa labor asistencial e investigadora. Así, ha sido tutor oficial clínico del grado de Medicina en la Universidad de Granada, ha completado su formación en la Wroclaw University (Polonia) y ha publicado 10 libros y capítulos de libro, así como 50 artículos en revistas con índice de impacto.

Su línea principal de investigación se centra en la ‘Hidrosadenitis supurativa’, patología de la que ha desarrollado una guía clínica y sobre la que versa su tesis doctoral que opta a la mención internacional y que se encuentra pendiente de defensa.

Además, es el investigador principal en un proyecto oficial de investigación y colaborador en siete, perteneciendo a dos grupos oficiales de investigación y ha presentado dos ponencias oficiales y más de 130 comunicaciones en congresos.

Cuenca Barrales ha obtenido durante su residencia tres becas: Juan de Azúa de la Academia Española de Dermatología; del Colegio Oficial de Médicos de Granada para rotaciones externas en el extranjero; y el contrato-Beca Río-Hortega del Instituto de Salud Carlos III. Y ha resultado ganador de los premios: Arsacio Peña, Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Almería, así como con varios premios en Comunicaciones en Congresos.

El responsable del servicio de Dermatología del Clínico San Cecilio, Ricardo Ruiz, subraya “su capacidad de aprendizaje y su profunda vocación por la medicina que le lleva a realizar un gran trabajo tanto en la atención al paciente como en la investigación”.

“El doctor Cuenca Barrales ha desempeñado un importante papel durante su residencia, mostrando una gran implicación en la colaboración con la Comisión de Docencia y en las actividades de Formación Sanitaria Especializada de nuestro hospital señala la responsable de Docencia del hospital, Milagros Cruz, que desea “felicitarlo en nombre de todos los compañeros del Clínico San Cecilio, ya que es un gran ejemplo de profesionalidad”.

Por su parte, en la entrega de premios celebrada de forma virtual, Carlos Cuenca aseguró que “recibir este premio supone un gran orgullo para mí y un magnífico reconocimiento para un periodo de formación exigente que comenzó hace mucho, cuando decidí estudiar medicina. Tras finalizar la carrera, me decanté por la Dermatología porque, para mi gusto, es una de las especialidades más completas, y en ello tiene mucho que ver el Dr. Tercedor Sánchez, con quien realicé mis prácticas en su día. Aprovecho para agradecerle a él y a todos mis compañeros de los servicios de dermatología del Hospital Universitario San Cecilio y del Hospital Universitario Virgen de las Nieves la obtención de este reconocimiento, en especial al Dr. Alejandro Molina Leyva, que tanto me ha ayudado y enseñado. Y, por supuesto, agradecerle a mi familia, sobre todo a mis padres, y a mis amigos el estar siempre ahí”.